Monday, October 6, 2014

¿Dónde está enchufada tu antena espiritual?

"En que en otro tiempo anduvisteis conforme á la condición de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia: Entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás". - Efesios 2:2-3 

E príncipe de la potestad del aire es satanás, el adversario de Dios, nuestro archienemigo.

La área de cobertura de satanás va desde el suelo que pisamos hasta el primer y el segundo cielo (de los tres cielos escribiré en un futuro post).

Nosotros, los humanos, nacimos con una antena espiritual capaz de conectarse con Dios y capaz también de recibir todo tipo de interferencias del príncipe de la potestad del aire, el enemigo.

Cuando nacemos de nuevo al recibir por la fe a Jesucristo como nuestro Señor y salvador personal, nuestra antena espiritual es reprogramada para buscar la señal de Dios.

Antes de convertirnos, nuestra antena espiritual estaba “hackeada” por satanás de manera que rechazaba las señales de Dios y se deleitaba en apenas recibir las señales de satanás.

El conocimiento importante que quiero transmitir aquí, es que hay básicamente dos señales que nuestro receptor espiritual es capaz de captar: la señal de Dios y la señal del maligno.

Quien no está sintonizado con la señal de Dios, operada por el Espíritu Santo de Dios, invariablemente queda a la merced de la señal emitida por satanás.

Las ondas transmitidas por satanás agitan los deseos de la carne y nos convidan a satisfacer los impulsos rebeldes de la carne, agudizan los pensamientos ajenos a Dios y estas ondas nos empujan fuertemente a alejarnos de Dios.

Las personas que viven siguiendo los impulsos satánicos a veces no saben que están haciendo eso, pero al pasar del tiempo, el estado de deterioro de estas vidas pone en evidencia que la persona al final estaba sintonizada en la onda del maligno.

El versículo de Efesios que menciona a los hijos de la ira, se refiere a la sociedad que vive ajena a Dios. Son los que están provocando la ira de Dios, quien en un determinado momento de la historia va a mostrar su ira. Hay fuertes evidencias que estamos a la víspera de esto suceder.

Por otro lado, están los que han abierto su corazón a Dios recibiendo a su hijo único Jesucristo como líder espiritual y autoridad máxima en sus vidas.
Estos ya no viven como antes, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, mas viven buscando agradar a Dios y hacer su voluntad.

Por eso no te dejes engañar por las apariencias. Si alguien no está siguiendo explícitamente a Cristo, entonces está con la antena espiritual hackeada y su alma invadida por satanás. Ora por la conversión de él, muéstrale el amor de Dios, pero no seas ingenuo, recuérdate que esa persona mientras no se convierta a Jesús, está debajo de la influencia de satanás, por muy buena que parezca ser.

Por esta razón es que el apóstol Paulo, en la misma carta a los Efesios escribió en el verso 6:12  “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires.”

Esta lucha es peleada con armas espirituales: oración, predicación, actos de amor, perdón, mostrando amor y paciencia, y en los casos más extremos ayunando.

¿Cómo sabemos se una persona está conectada con Dios?

Los que están influenciados por satanás muestran estas evidencias:

Gálatas  5:19-21 “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, disolución, Idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,  Envidias, homicidios, borracheras, banqueteos, y cosas semejantes á éstas: de las cuales os denuncio, como ya os he anunciado, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios."

Por el contrario, las personas que están conectadas con Dios tienen este estilo de vida:

Gálatas 5:22-24  “Mas el fruto del Espíritu es: caridad, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, Mansedumbre, templanza: contra tales cosas no hay ley. Porque los que son de Cristo, han crucificado la carne con los afectos y concupiscencias.”

Si a la luz de estas palabras has descubierto que estás influenciado por satanás y estás tentado a hacer alguna de sus obras, entonces arrepiéntete, confiésate a Dios, busca su perdón y cambia de actitud.

Y si ya has sido liberado de esto y hoy vives para Jesucristo, agradécele por haberte salvado y glorifica su bendito nombre.





No comments:

Post a Comment